top of page

Mace Mayes y la banda de los Vanderkarr: los cuatreros de AV

Mace Mayes fue un auténtico forajido en el salvaje oeste de Antelope Valley entre finales de la década de 1880 y principios de la de 1890 (consulte la imagen 1). Aunque nació en Georgia, Mayes llegó a AV donde regentó una taberna situada en Antelope Avenue, justo al norte de 10th Street West (Gurba 2005). Fue allí donde él y sus cómplices urdirían sus planes para robar ganado de los ranchos de todo AV. La imagen 2 muestra el Oak Bar Saloon, otro bar de Antelope Avenue, quizá cerca del de Mayes (consulte la imagen 2).


Además de tabernero, Mayes fue alguacil de Antelope Valley entre 1891 y 1894. (Antelope Valley Rural Museum). Indudablemente, su rango le permitió ocultar su vida secreta de delincuente. Uno de los socios de Mayes era George Vanderkarr. Según consta en un expediente judicial de 1895, Vanderkarr era el dueño de una carnicería en la que se mataban muchas de las reses robadas. Mayes y la banda enviaban entonces la carne "hasta Needles", y ganaban dinero con el botín (The Los Angeles Times, 1895). Se decía que Mayes, Vanderkarr y su banda robaron más de 3000 cabezas de ganado en el período de 1892-1895, por un valor de casi $60.000 en ese momento (The Los Angeles Times, 1895).


El siguiente alguacil electo, Eli Cammer, que ejerció el cargo durante el período 1894-1898, fue quien arrestó a Mayes por sus crímenes (Antelope Valley Rural Museum 2017, Gurba 2005). El juicio se celebró en Antelope Valley y duró diez días. Se presentaron 125 testigos y casi la mitad de la población de AV acudió al tribunal (Gurba 2005). En 1895, The Los Angeles Times documentó el caso, y el texto figura en la imagen 3. A continuación figuran algunos pasajes del artículo de Los Angeles Times:

“Ayer, el juez McKinley ordenó a Mace Mayes ponerse bajo la custodia del sheriff, ya que el enfrentamiento entre los ciudadanos honrados y los cuatreros de Antelope Valley se está intensificando tanto que se decidió que ya no se podía dejar suelto al cabecilla de la banda con solo una fianza para evitar que se fugara repentinamente a las montañas.


Casi todos los habitantes de Lancaster rondan por los pasillos del Palacio de Justicia... Se alega que Mayes regía al sector más aguerrido de Antelope Valley férreamente. También que muchos no se atreven a testificar en su contra. Asimismo, se dice que, siendo ayudante del sheriff, protegió a muchos tipos sospechosos y encubrió algunos negocios claramente turbios.


Los ganaderos se hartaron y se organizaron sucesivamente para erradicar esta plaga del país y así poder proteger sus rebaños (The Los Angeles Times 1895).”


Finalmente, a Mayes lo condenaron a seis años en la prisión de San Quentin (consulte la imagen 4). En la ficha policial de Mayes figura la fecha de su detención, probablemente 1902, y una condena de seis años. Según las fuentes, los años de condena que cumplió Mayes oscilan entre cuatro y seis (Antelope Valley Rural Museum 2017, Gurba 2005). Una vez puesto en libertad, Mayes no tardaría en implicarse en el mundo de la falsificación y volvería a la cárcel.


En un artículo publicado en Los Angeles Herald en 1899 se documentó la detención de Silas Duntley, de 19 años, quien quizá estuviera relacionado con Rawley Duntley, conocido asador local. Se pensaba que Silas era el último miembro de la mermada banda de los Vanderkar tras el encarcelamiento de Mayes. A Duntley lo "atraparon muy bien" S.D. Pruden, un ranchero de AV, un hombre llamado L.C. Sticky y el alguacil H.J. Butterworth (Consulte la imagen 5 para ver la fotografía del alguacil). Al parecer, Pruden sospechaba del chico y logró que Duntley accediera a venderle dos novillos que, más tarde, se demostró que eran mercancía robada. Sticky y el alguacil Butterworth esperaron a que Duntley y Pruden se encontraran para detenerlo. Duntley confesó su robo y fue posteriormente puesto a disposición judicial. Puede leer aquí el artículo completo en la imagen 6.


Está claro que Mace Mayes causó una gran impresión entre los rancheros de Antelope Valley. En la actualidad sigue siendo una leyenda del salvaje oeste de Antelope Valley.


Obras citadas


Antelope Valley Rural Museum. “Repaso a la historia de las fuerzas del orden en Antelope Valley Antelope Valley Press- 28 de enero de 1955” Boletín Vol. 1 n.º 1 2017 (AVRM-Newsletter-2017-Vol1-No1.pdf (avmuseum.org)).


Gurba, Norma H. Imágenes de Estados Unidos: Lancaster. Arcadia Publishing, 2005.



Newspapers.com. The Los Angeles Times. “Mace Mayes otra vez en custodia. Confesión de Lawn.” del miércoles 6 de noviembre de 1895, Página 9 (06 Nov 1895, 9 - The Los Angeles Times at Newspapers.com).


University of California Riverside - Hemeroteca digital de California. Los Angeles Herald. “Un cuatrero, Silas Duntley, atrapado en Antelope Valley” del 16 de marzo de 1899 (Los Angeles Herald 16 March 1899 — California Digital Newspaper Collection (ucr.edu).



Imagen 1: Mace Mayes (Fotografía de las colecciones del MOAH, identificada por Norma Gurba, 2005).


Imagen 2: Vecinos frente al Oak Bar Saloon en Antelope Avenue, Lancaster (Fotografía de las colecciones del MOAH, identificada por Norma Gurba 2005).


Imagen 3: Recorte del artículo de Los Angeles Times “Otra vez detenido Mace Mayes. Confesión de Lawn.” del miércoles 6 de noviembre de 1895- Página 9 (Newspapers.com).


Imagen 4: La foto de la ficha policial de Mace Mayes en San Quentin (Página de facebook de Western Hotel Museum, 2018)


Imagen 5: El alguacil Harry Butterworth montando un caballo manchado durante una redada ganadera cerca de Lancaster el 28 de mayo de 1906 (Fotografía de las colecciones del MOAH, identificada por Norma Gurba 2005).


Imagen 6: Recorte del artículo del Los Angeles Herald “Un cuatrero, Silas Duntley, atrapado en Antelope Valley” del 16 de marzo de 1899 (Hemeroteca digital de UCR California).

Kommentare


bottom of page